viernes, 27 de abril de 2012

Capítulo 8

Aquí está mi capítulo 8. Más largo de lo habitual para compensar que llevo varios días sin publicar. Espero que os guste :D


Me tumbo y miro al cielo, pero en esta parte del bosque el follaje es muy espeso y las hojas de los árboles me lo impiden. Así es como me siento yo. Es como si Katniss fuera el cielo y, como ahora,  una gran barrera me separa de ella, aunque puede ser que haya usado un ejemplo un poco extraño.
Me levanto y comienzo a correr de nuevo. No hay manera de que los pensamientos abandonen mi mente. Llego al lago y me tiro de cabeza, sin preocuparme por la ropa. Comienzo a nadar. Al final acabo perdiendo la cuenta de las veces que lo recorro de punta a punta. Me concentro en cada brazada que doy y pongo toda mi atención en cada metro recorrido. Sigo nadando, no puedo parar. Moverme es la única forma de no pensar y tampoco es que sea del todo eficaz.
Empiezo a estar un poco cansado, pero me da igual y continuo hasta que verdaderamente me siento como si una pesa de 70 kilos estuviera enganchada a mis pies y me empujara hacia el fondo del lago.
Me estiro en el suelo con la ropa completamente empapada. ¿Que estará haciendo ella ahora? Seguramente estará preparándose para la cena, que es lo que tendría que hacer yo ahora mismo, pero no me veo con fuerzas para ponerme en pie. Llevo todo el día en el bosque; corriendo, llorando y nadando y ahora mismo estoy exhausto. Cierro los ojos y me quedo dormido.
Cuando me despierto ya es bien entrada la noche. Mi madre estará histérica. Es muy tarde y además me fui de esa manera tan brusca que no sé lo que puede estar pensando ahora mismo, así que me pongo en pie, con la ropa todavía mojada, recojo mi arco, mis flechas y mi cuchillo y vuelvo a casa.
La calle está desierta, no hay nadie, pero en un rincón al lado del quemador veo a una niña llorando. Me acerco preocupado y veo que se trata de Prim.
-Prim, ¿que haces aquí? -le pregunto.
Ella me mira y aunque haya poca luz, puedo distinguir sus bonitos ojos en la negrura. Se lanza a mis brazos y yo la acojo en ellos.
-¡Gale! ¿Porque ella? ¿Porque ha tenido que ir ella?
- Eso mismo me pregunto yo.
Continúo acunándola en mis brazos, consolándola y, una parte de mí también se siente consolada en este momento, ya que Prim es lo más cercano a Katniss que me queda ahora.
Poco a poco, cesan los sollozos de Prim y apoya su cabeza en mi hombro.
- Gale -me dice.
- ¿Que pasa Prim?
- ¿Porque estás tan mojado?
Yo comienzo a reírme en cuanto estas palabras salen de su boca. Después de tantas lágrimas necesitaba reír un poco; descargar toda la tensión acumulada durante el día.
- Venga vamos. Te llevo a tu casa. -digo mientras me pongo en pie.
Extiendo la mano en su dirección y la ayudo a levantarse. Cuando llegamos pico a la puerta y su madre abre. Se nota la expresión de alivio que siente al ver a su hija. Prim me da un abrazo y entra en la casa.
- Gracias por encontrarla Gale -me dice - No puedo perderlas a las dos.
- Lo sé, y tranquila, eso no pasará.
- ¿Quieres pasar?
- No gracias, mi madre también estará preocupada. Adiós.
- Adiós Gale, y gracias otra vez.
Llego a casa y abro la puerta. Mi madre viene inmediatamente y me mira, enfadada.
- ¡Donde has estado! ¡Sabes el susto que me has dado! Te has ido así... Y yo... yo... He pensado... que.. -la voz se le entrecorta y yo me acerco y la abrazo muy fuerte.
- Ehhh, no pasa nada. No pasa nada, ¿vale? Una cosa, ¿ha sobrado algo de comida de la caza?
- Si, si, te la estaba guardando para cuando llegaras. -dice, más calmada.
Vamos a la mesa y veo mi parte de lo que Katniss y yo hemos cazado esta mañana. Katniss... No hace ni un día y ya la hecho tantísimo de menos...
- ¿Como estás? -dice mi madre sentándose conmigo.
- Mal. No entiendo porque ha tenido que pasar esto.
Los ojos se me vuelven a empañar. ¿En serio se puede llorar más de lo que he llorado ya?
Mi madre me coge la mano con dulzura.
-Ya verás como todo va a salir bien. Es una muy buena cazadora. Saldrá de esta.
Sonrío tristemente y acabo de cenar.
- Me voy a dormir -digo.
- Que duermas bien.
- Lo intentaré.
Cierro la puerta de mi habitación, me quito la camiseta y me meto en la cama. Cierro los ojos y me sumerjo en un sueño profundo pero con las más horribles pesadillas que nunca haya tenido, pesadillas sobre su muerte.






9 comentarios:

  1. Me da mucha pena Gale... aunque no me cae nada bien.

    ResponderEliminar
  2. me encanta!! lo haces genial!! sigue asi!! que penita me da Gale!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias!! en serio, esto significa mucho para mi :D

      Eliminar
  3. me encanta esa parte de: me sumerjo en un sueño profundo pero con las más horribles pesadillas que nunca haya tenido, pesadillas sobre su muerte.
    *___*
    cap 19 disponible en mi blog!xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciaass!! Me alegro de que os guste!! Ahora mismo leo el capítulo!

      Eliminar
  4. Continúo acunándola en mis brazos, consolándola y, una parte de mí también se siente consolada en este momento, ya que Prim es lo más cercano a Katniss que me queda ahora.

    me encanto el cspitulo.... esa es la frase que mas me gustó.... bueno me encanto todo el capitulo pero digamos que esa frase me conmueve especialmente....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias!! A mi también me gusta la frase :D

      Eliminar